× Estas usando Internet Explorer o una versin antigua de explorador, para una mejor experiencia en The Select Experience te recomendamos usar Google Chrome.
Descargarlo gratis aqu en la web oficial.

La Puglia, o el otro Sur de Italia

TRAVEL

Campos tapizados de olivos, almendros, vides. Pueblos de cuento donde la siesta es regla. Un mar azul infinito contra los acantilados. Rastros de decenas de civilizaciones que dejaron huella durante siglos.

Ximena Artagaveytía

La Puglia, o el otro Sur de Italia

Campos tapizados de olivos, almendros, vides. Pueblos de cuento donde la siesta es regla. Un mar azul infinito contra los acantilados. Rastros de decenas de civilizaciones que dejaron huella durante siglos.

La península de Salento, el «tacón de la bota» que dibuja el mapa de Italia, es sin lugar a dudas la zona de Italia menos conocida. Tal vez porque tiene grandes competidores dentro del mismo país como son Milán, Venecia, Florencia, Roma, la Costa Amalfitana o la Toscana. Puede haber quedado relegada, sin embargo, cuando se tiene la oportunidad de visitarla, uno se da cuenta que tiene tantos o más atractivos que el resto de «la bota».

La Puglia es una Italia auténtica donde hay turismo, pero todavía no llegaron las hordas de turistas en cruceros, ni se ven grandes grupos de visitantes haciendo cola para entrar a alguno de sus monumentos. En los centros antiguos de las ciudades o pueblos, la vida sigue tranquila. Aún se encuentran mujeres amasando pasta en las veredas y sus habitantes no se pierden su paseo de tardecita, disfrutando una granita (granizado). Las fiestas tradicionales se celebran de la misma manera desde hace siglos, las misas son un acontecimiento al cual nadie falta y para las cuales se viste especialmente.

La realidad no fue siempre así. Siglos antes de esta idílica paz, esta zona fue escenario de muchísimas invasiones: turcos, griegos, romanos, bizantinos, normandos, suecos y aragoneses plantaron bandera. Todos ellos dejaron huellas que hoy podemos descubrir cuando la recorremos. De hecho, la mayoría de los dialectos que se hablan en sus pueblos suenan más al griego que al italiano.

Es difícil elegir qué visitar, pero aquí repasamos algunos destinos imperdibles.

Bari, es un buen punto para empezar el recorrido. Por aquí pasaba el último tramo de la Vía Apia, que arrancaba en Roma y terminaba en Bríndisi. Su Basílica, la de San Nicolás, fue construida para guardar las reliquias de este peregrino del siglo IV, recuperadas de los turcos en el siglo XI.

Sin lugar a dudas, uno de los puntos fuertes del viaje es Alberobello, donde sus famosos trulli, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, sorprenden a todos los viajeros. Son construcciones hechas por sus pobladores en el siglo XV en piedra, pero sin ningún tipo de cemento para poder desarmarlas rápidamente en caso de que Fernando I de Aragón enviase algún representante para corroborar si se había edificado algo nuevo y así cobrar impuestos. Hecha la ley...

Si bien Matera no está precisamente en La Puglia, está pegada y vale la pena incluirla. Es conocida por sus sassi, asentamientos prehistóricos y posiblemente los primeros de la península. Se trata de casas excavadas en la roca y lo que vendrían a ser calles que pasan por el techo de otras casas. Por su gran valor patrimonial, también fue seleccionada por la Unesco, así como por algunos directores de cine para escenografía de varias películas, sin ir más lejos, fue «Jerusalén» en La Pasión de Cristo de Mel Gibson.


Volver al inicio


Seguir leyendo

¿Querés seguir leyendo la segunda parte de La Puglia, o el otro Sur de Italia Hacé clic acá, completá un el formulario y seguí leyendo este y otros contenidos. Ser cliente Select tiene excelente beneficios, informarse aquí sobre las tarjetas The Trilogy


Otros contenidos recomendados

Otras vueltas por la Gran Manzana
Leer nota

La mejor ciudad del mundo
Leer nota

Sin paciencia para sutilezas
Leer nota

Un viajero de ley
Leer nota

La escuela del Masái Mara
Leer nota