× Estas usando Internet Explorer o una versin antigua de explorador, para una mejor experiencia en The Select Experience te recomendamos usar Google Chrome.
Descargarlo gratis aqu en la web oficial.

Un viajero de ley

MARCELLO FIGUEREDO

Viajar es una experiencia única, una fusión inimitable de aprendizaje y libertad. El periodista Marcello Figueredo se ha enfocado durante estos últimos años en transmitir su pasión por los viajes, abogando por la idea de un viajero leal a sí mismo, capaz de encontrar su propio camino, obedeciendo a su brújula interior.

Luis Cabrera

Un viajero de ley

Viajar es una experiencia única, una fusión inimitable de aprendizaje y libertad. El periodista Marcello Figueredo se ha enfocado durante estos últimos años en transmitir su pasión por los viajes, abogando por la idea de un viajero leal a sí mismo, capaz de encontrar su propio camino, obedeciendo a su brújula interior.

En sus charlas en el Hotel Oliva, Marcello Figueredo es afín a proponer un sencillo ejercicio: si dos personas viajan por separado, pero al mismo destino, por el mismo tiempo y en la misma época, con la misma cantidad de dinero en el bolsillo y el mismo programa de visitas, a su regreso ¿habrán visto lo mismo? La respuesta es, indefectiblemente, no.

«Lo que cada uno va a ver dependerá de su estado anímico, su formación cultural y una cantidad de cosas que hacen única a cada persona en el momento que está viajando», explica Figueredo. «Lo que define al viajero es la lealtad a sí mismo, la capacidad de obedecer a su propia brújula interior».

Figueredo es un periodista de larga trayectoria en los medios uruguayos. Fue editor de la revista Paula del diario El País, trabajó en radio y televisión, y es autor de múltiples libros, incluyendo Una forma de viajar, editado por Aguilar en 2010.

La pasión por los viajes –«el hambre de mundo», como él la llama- nació temprano, pero recientemente ha devenido de pasatiempo a trabajo, virtud de sus publicaciones en el blog El arte de viajar y del ciclo de charlas iniciado en 2017 en el Hotel Oliva.

En sus charlas, Figueredo invita a un recorrido diferente que transporta a los participantes por distintos puntos del globo, invitándolos a asociar ideas y sensaciones con lugares, a pensar el mundo con otros ojos.

«Hablamos de muchos destinos y de ninguno», señala. «Son ciclos guionados de forma tal que se cruzan temas, por lo cual cada semana visitamos varios destinos al mismo tiempo».

Sí existe un hilo conductor, los viajes y, por tanto, también los viajeros. Es allí donde Figueredo revela su formación, con gran influencia de Cees Nooteboom y Claudio Magris, dos pilares de la escritura sobre viajes, para transmitir la idea de un viajero «despierto», capaz de discernir entre los deseos propios y los ajenos.

«Hay muchos tipos de viajeros y bien podemos ser todos al mismo tiempo», explica Figueredo. «Hay momentos en los que no tenemos más chance que ser un turista y seguir al guía, otras veces somos el reflejo de aquellos exploradores que descubrían un nuevo lugar, al menos en espíritu, y otras, cuando la inspiración nos acompaña y nos preparamos debidamente, podemos ser un viajero con todas las de la ley: sensible, ilustrado, con la disposición anímica y espiritual de ver un poco más allá de sus propias narices o de lo que le imponen los rankings o Instagram».

Para Figueredo allí se da la principal lucha por el espíritu del viaje: en la capacidad del viajero de escuchar a su «brújula interior». «No es sencillo obedecer a tu brújula interior», concede el comunicador. «Hoy, bombardeados de información, la gente sale corriendo detrás del viaje que hicieron otros, pero viajar no es seguir la promoción o el ranking de turno que otros imponen».

«Yo creo en el viaje como experiencia, como aprendizaje formal», agrega. «En ese sentido, todos los viajes son válidos, a condición de que sean auténticos, profundos, detrás de lo que a vos te mueve a ir a un lugar determinado».

Aprender a escuchar a la brújula interior no es sencillo, menos hoy cuando las tentaciones exteriores son muchas; cada destino tiene su ranking, su guía preparada, su lista de lo que no se puede dejar de ver.

Para Figueredo, se trata de un aprendizaje más. «Uno no viaja igual a los 17 que a los 30 o 50», afirma. «A lo largo de la vida, el verdadero viaje que todos transitamos, uno se va conociendo y entendiendo. Me parece que cuando das con eso que te interesa en el mundo, empezás a encontrarle otro gustito a los viajes, porque vas armando tu propio camino».

La cultura y los lugares comunes

Apasionado del arte y la cultura, Figueredo admite que encuentra fácil sintonía con los viajeros que posean una sensibilidad para la gastronomía, el cine, la literatura, la música o la pintura. «Celebro a la gente que se va de vacaciones para tirarse en una reposera, yo soy adicto a algunas playas de Brasil, pero estoy pensando en otro tipo de viaje», comenta. «Pienso en el viaje como un ejercicio de asociación de ideas, en el cual un paisaje te lleva a pensar en aquel cuadro de Matisse que te fascinó o esta película de Woody Allen te sugiere decenas de lugares para aproximarte a New York. Viajar te permite poner todo eso junto».


Volver al inicio


Seguir leyendo

¿Querés seguir leyendo la segunda parte de Un viajero de ley Hacé clic acá, completá un el formulario y seguí leyendo este y otros contenidos. Ser cliente Select tiene excelente beneficios, informarse aquí sobre las tarjetas The Trilogy


Otros contenidos recomendados

Otras vueltas por la Gran Manzana
Leer nota

La mejor ciudad del mundo
Leer nota

Sin paciencia para sutilezas
Leer nota

La escuela del Masái Mara
Leer nota

La Puglia, o el otro Sur de Italia
Leer nota