× Estas usando Internet Explorer o una versin antigua de explorador, para una mejor experiencia en The Select Experience te recomendamos usar Google Chrome.
Descargarlo gratis aqu en la web oficial.

La mejor ciudad del mundo

VIENA

Una de las capitales de Europa más antiguas está en auge nuevamente. Viena ha sido elegida por The Economist como la mejor ciudad para vivir en el mundo entero. Dos ríoplatenses que han hecho de la capital austríaca su casa nos revelan el encanto de la famosa «ciudad de la música».

Laura Bella y Horacio Reyes Páez

La mejor ciudad del mundo

Una de las capitales de Europa más antiguas está en auge nuevamente. Viena ha sido elegida por The Economist como la mejor ciudad para vivir en el mundo entero. Dos ríoplatenses que han hecho de la capital austríaca su casa nos revelan el encanto de la famosa «ciudad de la música».

El reinado de Melbourne como la mejor ciudad para vivir, al menos acorde al ranking anual elaborado por la Economist Intelligence Unit, llegó a su fin luego de siete años. Larga vida a la nueva reina: Viena.

La capital austríaca es la primera ciudad europea en liderar el ranking elaborado por la filial de la revista The Economist, una clasificación que analiza la realidad de 140 ciudades del mundo según su educación, cultura, estabilidad política y social, seguridad y acceso a servicios básicos como los cuidados de salud.

Las ciudades europeas están lejos de dominar este ranking -Australia, Canadá y Japón, en cambio, colocan varias en el top 10- por lo que la aparición destacada de la denominada «ciudad de la música» amerita una mirada profunda.

Para esto, nada mejor que dos «locales», como a esta altura se puede comenzar a considerar a Laura Bella y Horacio Reyes Páez -ella argentina, él uruguayo- ambos radicados en la capital austríaca desde 2015.

Laura es diseñadora gráfica y textil y llegó a Austria junto a Horacio, director de cine y músico, cuando su esposo tuvo la oportunidad de realizar un perfeccionamiento como concertista de guitarra clásica gracias a una invitación del maestro uruguayo Álvaro Pierri. Pierri es el director del departamento de Guitarra Clásica y Lira en la Universidad de Música y Arte Dramático de Viena, conocida como MDW, por sus siglas en alemán.

Juntos, Horacio y Laura fundaron The Bee Films, una productora audiovisual localizada en Viena desde 2016.

Ellos nos ofrecen su mirada y recomendaciones de la famosa «ciudad de la música».

EL LUGAR IDEAL PARA VIVIR
«En Viena se siente una tranquilidad a todo nivel, como en pocos lugares del mundo. Todo funciona bien. A cualquier hora del día se puede caminar por las calles y siempre vas a encontrar medios de transporte. Los chicos empiezan la primaria y toman el tren solos en cualquier época del año. Para nuestro trabajo, Viena es ideal, porque nos conecta fácilmente con el resto de Europa cuando tenemos que viajar a filmar. En el caso de Horacio, ser músico y cineasta aquí significa estar en contacto con uno de los ambientes musicales y artísticos más prestigiosos del mundo».

FIEL A LAS TRADICIONES 
«Viena se destaca por su vida cultural, su fidelidad a las tradiciones y el cuidado por los detalles, diferenciando muy bien cada estación del año. Por ejemplo, la Navidad para los austríacos es una tradición ancestral, siendo una de las más lindas del mundo. También le prestan especial atención a la Pascua, la primavera, el otoño, las fiestas religiosas y las tradicionales».

UN ESTILO IMPERIAL
«La ciudad mantiene un estilo claramente imperial, sin dejar de lado la practicidad de las ciudades modernas. Es una mezcla perfecta de las ‘dos Europas’. Fue por mucho tiempo el corazón artístico, musical y arquitectónico del viejo mundo. A nosotros nos inspira la arquitectura del distrito 1, el centro histórico, pasando antes por el Stadpark, donde se mantiene al detalle la calidad arquitectónica de época, así como el circuito gastronómico clásico, con mucho foco en los cafés y los salones de té, así como en las tabernas antiguas de comida típicamente austríaca».

UN RECORRIDO POR EL DISTRITO 1
«Se puede comenzar con un brunch en el Café Central, seguido de una caminata por el distrito 1, recorriendo los palacios de la familia Habsburg y perdiéndose por las calles del centro histórico. Se pueden conocer las tiendas de tapados de Loden, tiendas de antiguedades y librerías de época o visitar los edificios donde vivieron músicos como Mozart, Brahms, Bruckner o Strauss. También se pueden visitar los cafés que frecuentaban personalidades como Sigmund Freud, Otto Wagner, Rudolf Steiner o Gustav Klimt, así como conocer la Catedral de San Esteban, un emblema vienés, y nuestra preferida por su antigüedad y mística, la Iglesia de San Miguel. Hay que tomarse un par de horas para ir al museo que consideramos el mejor de la ciudad: el Kunsthistorisches Museum, donde la colección permanente presenta obras maestras de artistas como Rafael, Michelangelo Merisi da Caravaggio y Pieter Brueghel. De noche se debe ir a un concierto en la sala dorada del Musikverein o a una ópera o ballet en la Wiener Staatsoper. A la salida, probar el famoso Käsekrainer, una salchicha con queso al pan baguette, acompañado de una cerveza Helles tirada, en el ‘carrito’ detrás de la Staatsoper».


Volver al inicio


Seguir leyendo

¿Querés seguir leyendo la segunda parte de La mejor ciudad del mundo Hacé clic acá, completá un el formulario y seguí leyendo este y otros contenidos. Ser cliente Select tiene excelente beneficios, informarse aquí sobre las tarjetas The Trilogy


Otros contenidos recomendados

Otras vueltas por la Gran Manzana
Leer nota

Sin paciencia para sutilezas
Leer nota

Un viajero de ley
Leer nota

La escuela del Masái Mara
Leer nota

La Puglia, o el otro Sur de Italia
Leer nota